Más que patrocinadores son nuestras aliadas, nuestras socias estratégicas, nuestras compañeras de viaje. Lo son porque sin ellas año con año el festival no llegaría a buen puerto, año con año naufragaría. Empresas social y culturalmente responsables que edición tras edición contribuyen al desarrollo de la industria cinematográfica, a la creación de nuevos públicos, a la conformación de una ciudadanía más participativa, reflexiva y crítica, pero sobre todo más empática y solidaria.